jueves, 28 de abril de 2016

El agua y tú.

El agua y tú




  ¿Que pensarías si te dijera que el agua puede hacernos bellos, felices y sanos?

   ¿Creerías que le estoy dando demasiada importancia a un elemento natural del que estamos hechos en un 70%?

  Durante mi trayectoria como profesional de la estética y tras investigar mucho el comportamiento de la piel y del organismo, entendí que la deshidratación era uno de los mayores enemigos del cuerpo humano. Las pieles se avejentan, pierden elasticidad y vitalidad. El agua es vida!

 Un día llegaron a mis manos los estudios del Dr. Lee H. Lorenzen a través de un libro que recomiendo muchísimo: Los mensajes del agua de Masaru Emoto.
 Este libro me pareció revelador y me ha ayudado mucho en mi trabajo y en mi filosofía personal que aplico a cada cosa que hago. Voy a intentar resumir el mensaje que recibí y que ha marcado tanto mi trayectoria profesional.

Como he dicho anteriormente "El agua es vida". Estamos hechos de agua y es innegable la importancia que este elemento tiene en la vida, tanto del hombre como de la naturaleza.
El agua ocupa el 70% del planeta, la misma proporción que en el cuerpo humano. La encontramos en forma de mar, ríos, corrientes subterráneas, hielo, nubes... todas esas formas son de agua.
El problema es que no todo el agua es pura o está limpia. Responde a agentes externos como la contaminación y la polución... responde hasta al ruido!

 Masaru Emoto encontró una máquina con la que conseguía formar cristales congelados de agua y los fotografió. Elegía agua de manantiales puros, de distintas ciudades, agua de montaña y de pozos ... y los cristales eran totalmente diferentes!

Aquellas ciudades con más contaminación y ruido tenían un agua incapaz de formar cristal, en cambio, las aguas más tranquilas y limpias formaban verdaderas maravillas.





















Agua del manantial de kobo, Japón

 Impresionado por los resultados, decidió recoger muestras de agua y las sometió a diferentes estímulos musicales. Curiosamente, la música de sanación hacía que el agua cristalizara formando formas preciosas, mientras que la música Heavy no era capaz de hacerlo.

 

"canción de despedida" de chopín           música heavy

 El Sr. Emoto no podía parar, estaba entrando en un mundo mucho más grande de lo que esperaba encontrar. La pregunta no tardó en hacérsela: Si estos factores afectan así al agua, ¿Cómo afectarán a nuestro cuerpo si es un 70% de agua?

 Pronto se le ocurrió intentar someter al agua a los sentimientos. Parecía algo místico e improbable, pero no perdía nada, y ... Bingo!!!

De una misma muestra de agua, rellenaron dos recipientes. En uno de ellos escribieron la palabra "Gracias" y en el otro "te voy a matar". El resultado hizo llorar a todos los que estaban delante y participaban en el experimento. Lo hicieron con muchas palabras más: Amor, dolor, ángel, me das asco,demonio, estúpido, alma... y en todas las muestras expuestas a palabras negativas los cristales eran deformes y oscuros. Las palabras bonitas, en cambio, creaban formas preciosas, llenas de luz y belleza.

 ¿Como no iba a afectar esto a mi trabajo, conociendo lo que el amor, la paz y la calma, la música relajante y sanadora, los pensamientos y palabras positivas podía ayudar a mis clientes?

 Somos lo que comemos, lo que oímos, lo que bebemos y lo que sentimos. Somos belleza.







No hay comentarios:

Publicar un comentario